Itinerarios mundo

Viaje a la Polinesia, de Tahití a las Marquesas navegando en azul en una carga

Lejos. Donde apenas puedes ni pensar en ello. “Si decidimos enfadarnos aquí, ¿quién lo nota? París, Nueva York o volar?» glosa Franck, francés de nacimiento, pero ahora polinesia por dentro. «¿Qué importa que se den cuenta?» habría que responder a este europeo que ha sido embrujado por Mares del Sur. En su caso, fue el servicio militar el que le llevó a hacer el suyo viajar en Polinesia: “El período del servicio militar se acortaba si se realizaba en a País de ultramar, ¡pero me apunté de por vida!» broma mientras, descalzo, conduce un jeep para turistas: esta es su nueva “naja”. Franck es uno de los muchos a los que Polinesia Francesa robó el corazón, cambiándolo por 22 horas de vuelo, un huso horario que requiere dormir mientras la mayoría está despierto y un océano que empuja al resto del mundo a una distancia segura.

Viaje a la Polinesia

Viaje a la Polinesia: el viaje de toda la vida

Sin embargo, en este paraíno salvaje lejos de todo, te sientes en el centro, sobre todo de los sueños de aquellos que huyen de las antípodas, en busca de la emoción exótica de un viajar en Polinesia: mar cálido y pescado que ni lo dibuja; añada un bungalow sobre el agua y aquí tiene el dulce y perezoso cautiverio de la laguna a la que por favor «condenar» durante dos semanas o más. El sueño perfecto, el viaje de toda la vida, casi un «no sitio» que nuestra mente ha construido en meses de imaginación navegada y años de estrés acumulado. Bora Bora, Raiatea, Rangiroa Y Moorea, sílabas que ya son vacaciones, islas que son una apuesta con la naturaleza: dos metros más de agua en el planeta y las veremos hundirse para siempre.

Pero se puede ir más allá y empujar un poco más el umbral del cielo, por ser exactos, entre los grados 7 y 11 de latitud sur. Aquí es donde se hundió el destino doce islotes volcánicos, algunos poco más que rocas, de una belleza impresionante. Se les llama Islas Marquesas sólo a partir de 1595, cuando los bautizó de ese modo, en honor del compañero de virrey del Perú, el conquistador Mendaña Y Neira. Pero no fue un nombre el que cambiara la naturaleza de esta Henua’enana, «tierra de los hombres», orgullosa de su aislamiento: el archipiélago habría rechazado durante mucho tiempo los anhelos y los vasos de los hombres venidos de lejos.

Misioneros, exploradores y personajes del mito

A Ferdinando Magellano ya le había pasado poco antes y no lo hizo mejor que muchos misioneros y marineros que se limitaron a rozar sus orillas durante siglos. El mar también le costó James Cook es a las Louis Antoine de Bouganville que en el siglo XVIII consiguió finalmente desembarcar junto a los marqueses.

Viaje a la Polinesia

Viaje a la Polinesia: pero a bordo de una carga

Hoy las cosas no han cambiado mucho: el único camino (junto a vuelos internos caros y muy reservados y un par de cruceros que a veces van) por esta alternativa viaje a la Polinesia todavía pasa por ese mar de cobalto a bordo de uno de los pocos cargueros del mundo que también transporta turistas: se llama Aranui III, es la tercera generación de estos enormes buques blancos que pasan a las Marquesas, colgando también por un momento sus nueve mil habitantes en el resto del planeta. Quince días de navegación y no querrías volver nunca: se rompen Tahití y las islas de la Sociedad, cruce el archipiélago de Tuamotou, tocando dos atolones, Fakarawa Y Rangiroa, la última cata de la bonita y más tradicional Polinesia, y después hacia la Marqueses.

¡Más destinos!  La guía de Malasia: qué ver entre playas, Penang y Kuala Lumpur

Tu hogar serán los cuatro puentes de Aranui y el cielo sin invierno que cubre estas aguas del Pacífico. Aranui es grande (117 x 75 m) y puede acoger hasta 200 pasajeros y 65 tripulantes que también se ocupan de las 2500 toneladas de carga que en cada etapa deben descargarse o reequilibrarse en la proa y en las entrañas de la carga . A la salida a la cocina, el chef Boris Rabin repite la lista de la compra «100 kg de atún, 16 cajas de huevos…» porque ya debe estar todo a bordo, el agua en cambio se desala en razón de 50 toneladas diarias.

Los secretos de la nave a motor que viaja entre las islas

«La velocidad de crucero es de entre 11 y 14 nudos, con un motor de 5.200 caballos de fuerza -explica orgulloso Nédo Totic, ingeniero mecánico en servicio permanente a Aranui, casi como mi compañero, jefe de electrónica, Georges Nemes, de Rumania: su cabaña es una dependencia de Bucarest, con películas y música de su país por no sentir nostalgia. El resto de la tripulación, en cambio, es estrictamente polinesia francesa de acuerdo con el nuevo acuerdo del país que durante años emplea a los franceses del continente ya los europeos mientras que hoy suele pensar primero en sus «hijos».

Viaje a la Polinesia

Viaje a la Polinesia: libertad y disciplina

Una vez en la carga pasará a formar parte de la tripulación. «Encuentro en el barco la libertad y la disciplina que quiero» es la máxima que marca cada viaje. Asignación de cabinas, indicación de la «galera» con los horarios relativos y después salida con los ejercicios mientras el puerto de Papeete, con el perfil rosado del templo de Paofai se aleja hacia el horizonte. Dividido en grupos, aprenderás a moverte entre cubiertas, proa, piscina, sala de fitness y popa para localizar los botes salvavidas más cercanos. «¿Necesitas un pasaporte en caso de fuga?» ¿grita un pasajero estadounidense?”.

Por suerte, por el momento, las pruebas de aterrizaje son un reality y no una realidad. La «fauna» a bordo le conquistará: existe la irresistible compañía alemana de viejos amigos que huyen de jubilación o negocio, hijos y nietos, la solitaria inglesa que busca inspiración para un libro que no publicará, parejas de enamorados siempre. por la mano y observando lejos.

La tripulación delAranui es muy variado: jóvenes y grandes guías de lobos de mar, chicos simpáticos y estudiosos entrenados cada día trabajarán para dar lecciones de Cultura polinesia, de la historia, a la antropología, de 50 maneras de ligar un pareo a cómo no quedar mal en un Danza tahitiana. Cada día desembarcarás con indicaciones precisas de cómo no perderte, aunque en las islas éste será tu deseo más escondido.

Navegando al ritmo del ukulele

Los italianos pueden repasar el inglés o el francés que, con estricto alemán y polinesio, son las lenguas más habladas a bordo. El resto de la tripulación, en cambio, desde el hub hasta el capitán, desde el ingeniero hasta el marinero, lo descubrirá sobre todo al anochecer cuando, al sonido brillante delukuele, la tripulación improvisa conciertos y fiestas en las que está prohibido no participar. La única ausencia justificada es la de aquellos que prefieren quedarse al margen en una hamaca para completar su cuaderno de billete mientras escuchan la esquina de la larga ola del Pacífico, descifrando el bordado de estrellas del cielo austral.

Viaje a la Polinesia

Viaje a la Polinesia: y finalmente las Marquesas

Por la mañana durante el viajar en Polinesia a bordo de la carga suena temprano la alarma: al amanecer del tercer día abrirás los ojos y Marqueses ya estarán allí, de repente desde la puerta: ásperos, salvajes, marrones, cada uno diferente del otro. Aquí también la hora es diferente: la zona horaria se adelanta media hora al resto Polinesia y no se llama «Ia ora na» para dar la bienvenida, sino «Kao’anui».

¡Más destinos!  Qué ver en Puerto Rico: las playas, la capital y los bosques

«Hablan de la muerte como hablas de una fruta, miran al mar como miras un pozo». Así que les cantó Jacques Brel para indicar su grandeza y belleza primitiva, sin apenas miedo, como corresponde a grandes rocas inmersas por el destino en aguas profundas y lejanas. Lejos de todo.

Hay 1500 kilómetros que separan este archipiélago Papeete: “Cómo ir de París al Suecia«, repiten los marineros sin saber, al fin y al cabo, qué quiere decir, ya que su vida siempre ha tenido lugar aquí:» Para el viaje inaugural fui a los astilleros rumanas donde se va construir. para recogerme Aranui -dice orgulloso el capitán Théodore Oputu, entre radar, mapas y gsp- pasamos por delante Bósforo, Mediterráneo, Gibraltar, el Atlántico y Panamá. ¡Eh, qué tráfico para maniobrar! Nada que ver con el Pacífico: aquí el radar -si todo va bien- sólo señala unas cuantas ballenas a la deriva”.

Viaje a la Polinesia

Viaje a la Polinesia: un capricho de roca en un mar tropical

La llegada de Aranui es un evento que ocurre en cada una de las islas una vez cada tres semanas. Para anunciar su llegada de lejos, el sonido barítono de la sirena: quien puede precipitarse en el muelle. Hay quien espera barcos, coches, ciclomotores o animales, o más simplemente comida y ropa. Pero hay quien no espera nada sino que tiene algo distinto que observar. Aranui es una institución: ampliarás el catálogo de bienes raros.

Una flor de tiaré como bienvenida y no será necesario más. Ua Pou es la primera parada: parece una bestia dormida en la superficie del agua, con acantilados muy altos que se parecen una Irlanda tropical oa nuevos Svalbard catapultado por capricho en un mar tropical. Ua Pou tiene playas de cantos rodados oscuros que parecen pinturas y vegetación de acacia que la hace baldío y olorosa. Pero tu mirada quedará cautivada hacia arriba para contemplar «la catedral», las cimas de basalto que forman el Monte Oave (1203 metros), una de las cimas más altas de todo el conjunto. Polinesia.

Viaje a la Polinesia

Viaje a la Polinesia: hay pinos. No los caníbales

“Urì desnudo, banquetes de caníbales, palmeras, guerreros tatuados y bosques vírgenes custodiados por ídolos aterradores”. Son las palabras con las que Herman Melville en la novela Taipi, a finales del siglo XIX, su entusiasmo por embarcarse hacia el Islas Marquesas, la patria de los “Derniers sauvages” según el imaginario colectivo de la época.

Sin embargo, hoy son los taxistas, con trajes florales, los que luchan con los microbuses para “coger” a los pocos turistas que bajan de la carga. La pelea es graciosa y choca con la tranquilidad absoluta de Taiohae: unas cuantas casas, correos, ayuntamiento, escuela, una rotonda por supuesto al estilo francés y junto al mar salpicado de tiki, estatuas antropomórficas sagradas que en el grueso de la vegetación, inspiran miedo, mientras que en la calle parecen más. domesticar.

La primera parada es la preciosa catedral construida con piedras de colores de todas partes Marqueses y donde los artesanos locales han cortado en la madera el altar, el púlpito y el vía crucis: sólo así el olivo de Getsemaní puede convertirse en un frondoso árbol del pan. Luego nos adentramos en el bosque y subimos hasta tocar una colonia de pinos tropicales «ahora inutilizable como madera de construcción porque por error las plantas se plantaron demasiado cerca», explica Marie Helene, bióloga francesa.

¡Más destinos!  La isla de Anguilla: playas y VIPs en el paraíso del Caribe

Vino aquí hace 15 años para estudiar, pero encontró amor y ahora ayuda a su marido a hacer de conductor y guía. Dos niños, una casa en construcción en el bosque y el proyecto de cría de caballos: «Si no quieres lujo, sino paz, aquí encontrarás el equilibrio».

viaje a la Polinesia

Melville y el encuentro con caníbales

Esto es algo como lo que pasó Herman Melville: se amotinó desde su nave, acabará siendo prisionero o mejor dicho huésped de los dioses Taipi, una tribu hasta entonces considerada sangrienta y caníbal. En un remolino de descripciones agudas y malentendidos hilarantes, Melville vivirá con ellos durante mucho tiempo, pero acabará huyendo por miedo a acabar en una olla o quizás de no volver a ver nunca más a su América.

Allí Bahía de Melville, Taipivai, es un fiordo salpicado de cocoteros: lo llaman la Riviera de los Cocotiers, una actividad que todavía hoy es la primera utilización de los isleños. Con un poco de suerte y mucho aután añadido al mono local se defenderá del terrible beso de la novena, la pulga de arena. Entrando en el interior del bosque se puede visitar Paeke, uno de los yacimientos arqueológicos más bonitos del Marqueses, aprendiendo a distinguir una paepae, la base, del mea’e el lugar sagrado donde se venera y se teme a los grandes Tiki de toba rojiza.

Viaje a la Polinesia

Viaje a la Polinesia: de Gaugain a Jacques Brel

«Te se lo iy a no de invierno, Eso es el été», aunque no haya invierno, allí no es ni sólo verano, cantaba en voz alta. Jacques Brel uno de los hijos adoptivos más queridos del Polinesia Francesa: cuando se enteró de que estaba enfermo, comprobó su muerte, precipitándose espontáneamente hacia un paraíso terrenal, uno de los últimos que quedaban: era en 1975 y Brel escogió la bahía de Tutuona en Hiva Oa. Era el mismo pueblo donde en 1901 también se había jubilado Paul Gauguin, en busca de «la última chispa de entusiasmo», después de haber vivido ya mucho tiempo en Papeete.

Ahora ambos están enterrados a pocos metros de distancia cementerio del Calvario en la colina que domina la bahía. Un bañano para Jacques, un frangipanio para Gaugain. El primero era muy querido, y con su ultraligero Jojo también transportaba a los enfermos de una isla a otra, el segundo era más disputado: hoy se visitan los lugares donde vivían por ambos. En el hangar donde se guarda el avión Brel, los altavoces emiten las notas de sus canciones. «Eres el único hombre por el que he llorado realmente», escribió Elizabeth en el registro de visitas.

En el taller de Gaugain en cambio sólo 75 reproducciones y cientos de objetos y postales de todas sus obras: ningún país ni siquiera Francia ha concedido una obra original del pintor. Pero quizás no sirve de nada: su espíritu más indomable planea aquí, entre la maison de Jouir y el gran césped que se convierte en playa.

viaje a la Polinesia ---

Viaje a la Polinesia: el diario de un sueño

Los marqueses son esto y mucho más, un remolino de sugerencias, que tendrás que poner en orden cuando vuelvas a subir a la carga. En los largos momentos de navegación, mientras Aranui se desliza sobre las ondas para conducirte hacia una nueva emoción, lleva ese libro que nunca has tenido tiempo de leer. O, alternativamente, puede empezar a escribir uno. En viaje a la Polinesia él les merece.

Leave a Reply

You cannot copy content of this page