Ideas de viaje

Qué ver en los fiordos de Noruega: cascadas y glaciares

Allí Noruega es el país europeo donde, probablemente, la naturaleza da lo mejor. Y lo hace ofreciendo una colección única y muy rica de bosques y fiordos cortados por el tiempo y el hielo, el encanto glacial del Club polar ártico y el siempre nuevo ballet mágico de luces del norte. Todo para disfrutar cómodamente como prefieras: entre trenes únicos, paseos y trekking, excursiones con esquís en los pies y también en trineos tirados por perros o navegando en barcos postales. En resumen, si uno quisiera enumerar qué ver entre los fiordos de Noruega tendría muchas opciones para elegir sin olvidar la sofisticación sonriente de las ciudades modernas como Oslo y el encanto característico de la pueblos pequeños de pescadores a menudo con vistas a los fiordos. Para visitar tanto en verano como en invierno. Sólo hace falta un poco de ropa adecuada y algo de curiosidad. Y aquí tiene los lugares que no se puede perder y ver en los fiordos de Noruega.

Qué ver en los fiordos de Noruega

Aquí tenéis qué ver en los fiordos de Noruega: la parada en Bergen

Bergen es la segunda ciudad más grande de Noruega y en realidad está puerta de los fiordos (la misma ciudad, en cambio, está ubicada dentro de un fiordo). En tu visita a este sitio mágico no debes perderte la maravilla de las casas de colores de la Bryggen, el antiguo barrio hanseático, hoy uno de los ocho sitios de todo el país incluidos en la lista del Patrimonio Mundial deUnescoo. Si tiene tiempo, no abandone la subida en funicular hasta mont Floyen y sobre todo, permitirte el lujo de visitar al siempre animado mercado de pescado. No sólo compras: también comes. Y ahí las gambas tienen un sabor especial. Bergenen definitiva, es el lugar ideal para empezar a explorar los fiordos noruegos y sus alrededores. Pero recuerde: estáis muy al norte y el sol no está garantizado. De hecho, aquí llueve mucho ya menudo hace frío. Pero con un mínimo equipamiento, el espectáculo es seguro.

qué-ver-a los-fiordos-de-Noruega

Hay muchas cosas que ver en los fiordos de Noruega, como hemos dicho. Y después continuamos el viaje. Uno de los sitios simbólicos, más vistos y más dignos de ser visitados, es el llamado Púlpito (si lo prefieres Prekestolen en noruego). No, no piense en un mueble en una iglesia. Éste es el punto final de una de las rutas de senderismo más populares de Noruega. A un tiro de piedra del Stavanger, la capital petrolera del país y un importante puerto de cruceros, el Roca del púlpito es una plataforma suspendida en la Lysefjord con un voladizo de más de 600 metros de altura. La vista, al menos en días soleados y cielo despejado, le dejará sin aliento. ¿El precio de esta etapa de cara a la maravilla? Bastante bajo. Esto es cero euros (o coronas, en la moneda local) y sólo uno un par de horas de trekking para llegar hasta aquí (pero sin demasiado esfuerzo). Quienes sean un mínimo de formación y sean capaces de hacer zigzags entre los turistas también pueden tardar un poco menos en llegar hasta aquí y éste es uno de los motivos de la pasión de los turistas que quieren descubrir qué hay para ver a los fiordos de Noruega. Es un camino fácil y en 2016 llegaron mucho más allá 250.000 turistas. También por este motivo es uno de los imprescindibles entre los fiordos de Noruega.

¡No te lo pierdas!
🏨 Alójate en los mejores hoteles a precios increíbles 🏡
💸 No pagues comisiones por cambio de divisa 💳
🪂 Si no te gusta estar parado no puedes perderte estas excursiones 💃
🚙¿Quieres moverte?  Alquila o compra lo que necesites✈

Qué ver en los fiordos de Noruega

¡Más destinos!  Guía de las ciudades del Anillo de Oro en Rusia. Qué ver entre Moscú y el Volga

Qué ver en los fiordos de Noruega: Trolltunga

Si el Púlpito es la perla (más deseada) entre los sitios para ver entre los fiordos noruegos, Trolltunga tiene poco que envidiar. Y, de hecho, arroja el guante. Situado en el fiordo de Hardanger, Trolltunga es uno de los lugares más fotografiados de Noruega (y probablemente ocupa una buena posición en un ranking mundial). ¿El secreto? Simple. Es un lugar realmente panorámico, una lengua de roca que sobresale setecientos metros por encima del lago Ringedalsvatnet. ¿Los setecientos metros te parecen mucho? Sorpresa: el lago está situado a mil 100 metros sobre el nivel del mar y por tanto calcula tu altura. Pero esta vez pagas por un espectáculo así. Por lo que respecta a la fatiga de las piernas. Para llegar debes quemar aprox novecientos metros de altitud y esto explica que tardan unas cinco horas. Para subir empezamos Skjeggedal, se toca un teleférico que no funciona (¡lástima!) y se pasa por un panorama espléndido entre saltos de agua y fuertes pendientes. Dijimos fuerte: para evitar problemas lo mejor es venir aquí de junio a septiembre y recuerde ir siempre equipado con calzado de senderismo, ropa de abrigo e impermeable y provisiones de comida. Un detalle: el móvil no funciona. Si tiene algún problema, recuerde aunque subir aquí esté muy de moda. En 2017 hubo días en los que la gente esperó dos horas para hacerse una foto sin otra gente alrededor.

qué-ver-a los-fiordos-de-Noruega

Nunca te cansas de la belleza. Por eso hay tantas cosas que ver en los fiordos de Noruega. Uno de estos, muy celebrado, es el Geirangerfjord, uno de los que merecen ser vistos en esta parte del mundo por su poder natural y estallando. Se encuentra en el noreste de Bergen, y permite sumergirse en un entorno natural hecho de cascadas muy altas que se hunden durante cientos de metros desde paredes escarpadas como acantilados. Después de tanta naturaleza quieres descansar un poco y el sitio adecuado son los pueblos de Hellesylt Y Geiranger desde dónde salir para otras excursiones y paseos. Entre estos hay caminos con nombres sugerentes como el Carretera de las Águilas o el de los Monti. Pero sugerencias aparte, son sitios realmente únicos y la prueba es que Geirangerfjorden fue insertado porUnesco entre los patrimonios de la humanidad.

¡Más destinos!  Las ciudades más bonitas de Bélgica para ver: viajar entre Flandes y Valonia

qué-ver-a los-fiordos-de-Noruega

¿Te gusta andar pero prefieres un camino quizás menos lleno de turistas? No hay problema. Entre las cosas por ver en los fiordos de Noruega está la que te conviene. Se llama Kjerag y se eleva más de mil metros sobre el nivel del mar. Obviamente se encuentra en un fiordo, él Lysefjord, y es un punto famoso por disfrutar de una panorámica única o por saltar. Ésta es, de hecho, una de las bases más populares para el Salto base pero ciertamente no está seguro. Ha habido varias muertes. Para llegar aquí es necesario ganar la nieve que está muy alta hasta al menos hasta mayo. Ni que decir tiene que en invierno no vienes ni con guía. Cuando el tiempo lo permite, es necesario al menos llegar aquí seis horas por una longitud de más de diez kilómetros. Este es un viaje para gente entrenada (¡no engañes!) y la diferencia de altura es más de 800 metros y hay pasajes equipados con vías ferratas. El punto de partida de la ruta es desde el aparcamiento de Øygardstøl al que se puede llegar con un trayecto de paso fácil Lysebotn primero en barco y después en coche.

Qué ver en los fiordos de Noruega: las antiguas iglesias

No sólo la naturaleza. Noruega tiene muchas cosas que ver, pero algunas son fruto del trabajo humano. Entre ellos está el Iglesia de bastones de Urnes, la iglesia más antigua construida en madera y también por este motivo famosa por sus espléndidas decoraciones cortadas. La iglesia se encuentra con vistas a una costa escarpada de Lustrafjord, un brazo del Sognefjord. El valor de la estructura, así como por el panorama, proviene de la presencia de importantes legados de tradiciones culturales y religiosas vikingas. Así lo demuestran las esculturas que representan animales, hombres y figuras míticas que se remontan al menos a 115o como el espacio para los entierros alrededor. Y no es una pequeña estructura desde que incluso allí‘Unesco lo ha incluido entre el Patrimonio de la Humanidad. Pero no sólo eso: en Noruega de hecho se construyeron grandes iglesias de madera que sustituyeron a las de piedra construidas en el resto de Europa. ¿El secreto? Los vikingos eran expertos en la construcción de barcos de madera y aplicaron la misma técnica a las iglesias que tienen un elemento en común: palos en las esquinas con una técnica única y paredes de tablones de madera. Entre estas iglesias que no se pueden perder, en nuestra guía de qué ver en los fiordos de Noruega, está la de Fantoft a poca distancia de Bergen o el de Vik (para llegar hay que llegar al pequeño y bonito pueblo del mismo nombre en el Sognefjord. No te arrepentirás del esfuerzo). Igualmente hermosa y fascinante es la iglesia de Borgund, construido en el año 1180, y dedicado a Sant’Andrea,. Su valor viene dado por el hecho de que se encuentra prácticamente intacto, tal y como era cuando se construyó.

¡Más destinos!  Guía de Merzouga: las dunas y cosas para ver en el desierto marroquí

qué ver en los fiordos de Noruega

Entre las cosas por ver a los fiordos de Noruega está el cascadas. Son muchos y majestuosos. Pero a veces también lo suficientemente amable como para ser cruzado. La palabra noruega para cascadas es «fossen» y la encontrará a menudo. No será fácil encontrar otro espectáculo como el que ofrece Steinsdalsfossen, situado en el fiordo de Hardanger, a poca distancia de los pueblos de Øystese Y Norheimsund. Ahora, el salto que da el agua aquí es de unos cincuenta metros y es un salto que es sólo una fracción de lo que se encuentra en otros lugares pero que es muy querido por los turistas. ¿La razón? El Steinsdalsfossen se puede atravesar como sólo ocurre en las películas y permite tomar fotos únicas con los reflejos y colores que da el agua. Si, en cambio, quieres algo gigantesco y mucho menos amigable, tendrás que trasladarte alÅkrafjord: aquí hay Langfossen, una cascada aterradora cuyas aguas caen de la montaña durante unos seiscientos metros. Y no es un récord: las cataratas más altas del país superan los ochocientos metros de altura.

Hemos hablado de roca, agua y naturaleza. No podemos olvidar al último protagonista: el hielo. Entre las cosas por ver entre los fiordos de Noruega de hecho también hay glaciares. Son muchas y diferentes y con frecuencia se organizan visitas y excursiones con guías (porque la seguridad es importante). Entre los glaciares él Jostedalsbreen es el rey. Tiene una superficie de casi quinientos kilómetros cuadrados y es el mayor de Europa continental. La gran extensión se ensancha y extiende con muchos brazos y está en parte incluida en el Parque Nacional de Jostedalsbreen. Y si quieres saberlo todo, absolutamente todo, en los glaciares la parada imperdible para ti es aquella en Fjaerland donde se encuentra un museo dedicado. El planteamiento es más bien informativo (los niños les gusta mucho) pero resulta cómo el hielo ha formado el paisaje de los alrededores y la historia del hielo, tocando bloques antiguos y viendo lo que nos ha aportado el hielo. Como los restos del mamut. También hay vídeos y experiencias multimedia, así como una sacrosanta llamada a todo el mundo para proteger la Tierra. Ella es preciosa. Y sólo tenemos uno. Aquí, entre los fiordos de Noruega, es más fácil entender lo importante que es preservarlo.

🏨 Alójate en los mejores hoteles a precios increíbles 🏡
💸 No pagues comisiones por cambio de divisa 💳
🪂 Si no te gusta estar parado no puedes perderte estas excursiones 💃
🚙¿Quieres moverte?  Alquila o compra lo que necesites✈

Leave a Reply

You cannot copy content of this page