Montaña

Paseos por el Valle de Aosta, historia, pastos y cimas

San Anselmo tenía razón al lamentarse de tener que abandonar el Valle de Aosta para sus meditaciones espirituales. Corría el año 1000 y las pistas de esquí aún no estaban, los balnearios debían venir, aunque las propiedades de las aguas de Pre Saint Didier ya eran conocidas en época romana. Y los paseos en el Valle de Aosta eran reservados y peregrinos y habitantes. Sí, porque, en los valles de esta tierra, la gente caminaba mucho. Por deber, por supuesto, y no por el placer del trekking. Sin embargo, los prados de aquella época son los mismos que hoy en día donde crece la artemisia de la que se obtiene el sabroso genepì y los paseos por el Valle de Aosta, al fin y al cabo, siempre son los mismas. En los viñedos sobre los acantilados de Augusta Praetoria, la Aosta de los romanos, ya estábamos trabajando a toda velocidad para dar ese rojo con cuerpo, el acompañante ideal de cada comida, quizás a base de fontina, como se llamaría, en breve y para siempre, el queso local más famoso. Anselmo no veía hacia qué destino de prosperidad iba a la suya «valle«, un paraíso para el trekking y el aire fresco, pero con lo que vio fue suficiente para que enseguida se sientas nostálgico. Eran las montañas, desde el Mont Blanc, hasta Monte Rosa, del Matterhorn, en el Gran Combin, del Gran Paradiso, en la Grivola, pasando por el Rutor, Emilius y Mont Avic para hablar en su corazón. Aquellas bellas y atemporales cimas de hoy abren al visitante un Edén totalmente «para andar». Principiantes sin aliento, excursionistas más «inteligentes» y montañeros «aspirantes»: la tierra, que Anselmo dejó caminando, camino de su destino de santo, te espera para ser redescubierta. Por paseos por el Valle de Aosta para todos los gustos.

Paseos por la Val de Aosta para quienes van lentos

Los principiantes en la caminata sólo deben recordar, además de buenos zapatos, llevar una cámara fotográfica: de lo contrario, no se preocupe. Ni el talante de Walter Bonatti, ni la fuerza de Rehinold Messner.

  • De este a oeste partimos Valle de Gressoney (salida A5 – Pont Saint Martin) y desde el pueblo de Fontainemore, para descubrir la Reserva Natural del Monte Mars que, allá arriba, desde los 2600 de altitud, seguirá tus pasos, primero por pueblos de piedra que huelen a antiguo, después más arriba, más allá de los bosques caducifolios, hacia claros estanques alpinos. Las diferentes rutas en el Parque son todas fáciles y con un desnivel nunca superior a 600 metros, perfectas para calentar los músculos.
  • De Aosta, en cambio, quizás después de haberlos visitado el Foro Romano y el centro histórico, tome la carretera que lleva a Saint Pierre (salida A5 Aosta-Saint Pierre), después a Saint Nicolas y Vens. La panorámica de la Comba di Vertosan sube hasta Jovencan, enmarcada por la Col de Joux y desde Gran San Bernardo y te corta el aliento. Pero nunca por esfuerzo, sólo por belleza. Pasear por el valle (también apto para la bicicleta de montaña) refrescarse entre las chabolas, como en el refugio de Lo Grand Baou, es un excelente entrenamiento para subir más arriba. Las caminatas por el Valle de Aosta siguen más arriba.
  • Por ejemplo en Arpy, más arriba Morgex (salida A5 Morgex, señales de Colle San Carlo), uno de los lugares también queridos por Giorgio Bocca. Desde aquí puede terminar su entrenamiento caminando por el valle salpicado de casitas de madera y piedra o llegar, con una caminata de poco más de una hora, en el lago de Arpy, a 2066 de altitud, un balcón privilegiado desde donde contemplar a los gigantes de hielo. de las Grandes Jorasses al conjunto el macizo Bianco quizá subiendo con el Skyway, el nuevo teleférico que bate récords.
¡Más destinos!  Dónde comer en La Thuile: los sabores del valle de Aosta

Paseos-a-val-de Aosta --- the-terme-di-Pre-saint-Didier

Paseos por el Valle de Aosta cerca de las nieves perennes

  • Quedándose en la zona, quizás después de una parada con los vecinos Baños termales de Pre Saint Didier, se llega al valle de La Thuile, para un viaje que permite admirar de cerca el entorno alpino real. El destino es el refugio de Deffeyes a los pies del Glaciar Rutor. Nos encontramos a 2494 de altitud: no deben faltar botas y biombos, el camino es más difícil y requiere tres horas de caminata para llegar al refugio, por un camino salpicado de maravillas como saltos de agua, estanques y puentes espectaculares sobre el río.
  • Finalmente llegando a Courmayeur, (última salida A5) entre los mil viajes que se pueden realizar a los pies de Su Majestad el Bianco, Val Ferret y Val Veny son los destinos ideales e incluso los más conocidos. Sin embargo, poder pasar donde Aníbal también llevó a sus elefantes a Roma tiene un encanto incomparable. Al fondo de la Val Veny, tras la llanura de Combal, mientras la mayoría están «satisfechos» con el corto viaje a lago Miage (45 minutos) oa 2195 metros de la Refugio Elisabetta (1h y 45 minutos, también en BTT), se puede continuar, con una hora y media más de caminata, hasta el collado de la Seigne, en la frontera con Francia, en presencia del grueso de las Pyramides calcaires y el glaciar de La Lex Blanche. La silla, batida por los vientos y perfumada por las hierbas alpinas, tiene una forma grande y cómoda y deja claro por qué el líder cartaginés debía elegir ese pasaje por sus paquidermos colgantes.
  • Para alejarse de la multitud alocada del valle alto, aquí tenéis el Parque del Monte Avic, el último nacido, en la casa del Valle de Aosta, hace 21 años, para proteger la fauna y la flora de este pequeño Yellowstone (salida A5 Verrés, después Champdepraz), desconocido incluso por los visitantes más asiduos de la valle. Su campo base será Champdepraz y el pequeño pueblo de Veulla. Su mitad no será tanto la cima del Avic, cota 3006, como la belleza de sus vertientes enriquecidas por lagos alpinos, deteniéndose en el refugio de Barbustel al que se puede llegar en 3 horas y media desde Champdepraz.
¡Más destinos!  Dónde comer en La Thuile: los sabores del valle de Aosta

Paseos-in-val-D'Aosta --- la-Val-Veny

Paseos por la Val de Aosta para quien se atreva

«Atrévete, atrévete siempre y serás como Dios», dijo el friúl Derecho Gervasutti que, entre 1930 y 1940, escribió la historia del alpinismo europeo, partiendo de estos valles. Para aquellos que quieran seguir las trazas del Fortissimo, aunque sea de lejos, el primer paso es intentar enlazar varios días con la mochila en la espalda y confiar en guías de montaña para dar los primeros pasos sobre el hielo.

¡No te lo pierdas!
🏨 Alójate en los mejores hoteles a precios increíbles 🏡
💸 No pagues comisiones por cambio de divisa 💳
🪂 Si no te gusta estar parado no puedes perderte estas excursiones 💃
🚙¿Quieres moverte?  Alquila o compra lo que necesites✈
  • Aquí te explicamos cómo hacerlo, en un mini tour de cuatro días con salida y regreso desde Degioz y paso desde el refugio Vittorio Sella, un oasis de paz en Valsavaranche, en presencia de la Grivola y su mundo “inclinado”. Con sus 3.969 metros, es una cima perdida de 4.000 metros, quizá menos conocida por la mayoría de la gente, aunque su perfil piramidal y su masa de escombros lo convierten casi en uno Matterhorn en miniatura. Todo alrededor ya es»Gran Paraíso”, el mayor parque nacional del valle, pero los caminos “balcones” que lo recorren son perfectos para los que tienen buenas piernas y buena respiración.
  • Si se siente preparado para ponerse crampones y probar la nieve del hielo perenne, hay excursiones sencillas que a su vez se encuentran entre los más inolvidables de los paseos de la Val d’Aosta. Incluso en presencia del Mont Blanc. Siempre que confíe en la sabiduría de un guía de montaña. El itinerario más sencillo y accesible no requiere más de 3 horas de caminata, en ligera bajada, y permite cruzar con seguridad la cima de La mer de glace, el majestuoso hielo que separa Courmayeur de Chamonix. Se inicia desde Aguille du Midi (a 3.800 de altitud, a donde se llega en teleférico) y se llega al Refugio de Turín, 3375 metros, volviendo a Courmayeur de nuevo en teleférico.
¡Más destinos!  Dónde comer en La Thuile: los sabores del valle de Aosta

Paseos por la Val de Aosta --- en bicicleta

🏨 Alójate en los mejores hoteles a precios increíbles 🏡
💸 No pagues comisiones por cambio de divisa 💳
🪂 Si no te gusta estar parado no puedes perderte estas excursiones 💃
🚙¿Quieres moverte?  Alquila o compra lo que necesites✈

  • En bicicleta, en cambio, siga un camino firme Apellido (A5 Chatillon – Salida Sarre) para pedalear entre los gigantes del Gran Paraíso y Monte Emilius: uno de los itinerarios más sugerentes parte de Molinaz, cerca de Lillaz y serpentea durante 21 km por las antiguas minas de magnetita del valle del Urtier, por tierra. carreteras y caminos aptos para cada tramo.
  • Por último, quien quiera experimentar la emoción de un vuelo por el bosque, entre lianas, puentes tibetanos y escaleras, no debe perder la emoción de que sólo aparentemente está «preempaquetada». parque de aventuras desde Pre San Didier: los 130 metros de polea suspendida a 180 metros por encima del barranco vale mucho la pena la adrenalina. Y entonces no sólo sentirás que has conquistado las montañas, sino que sentirás claramente que te han conquistado.

Leave a Reply

You cannot copy content of this page