preparación de viajes

Ciclevia Val Venosta: itinerario de Mallas a Merano

🏨 Alójate en los mejores hoteles a precios increíbles 🏡
💸 No pagues comisiones por cambio de divisa 💳
🪂 Si no te gusta estar parado no puedes perderte estas excursiones 💃
🚙¿Quieres moverte?  Alquila o compra lo que necesites✈
¡No te lo pierdas!
🏨 Alójate en los mejores hoteles a precios increíbles 🏡
💸 No pagues comisiones por cambio de divisa 💳
🪂 Si no te gusta estar parado no puedes perderte estas excursiones 💃
🚙¿Quieres moverte?  Alquila o compra lo que necesites✈
Estar en la naturaleza, haciendo deporte pero sin demasiado esfuerzo. ¿Una combinación imposible? En absoluto: es muy posible. Para garantizar la actividad sin demasiado esfuerzo, puede elegir uno de los carriles bici más bonitos de laTirol del Sur. Estamos hablando de la carril bici de la Val Venosta que de Paso de Resia, entonces prácticamente en el frontera austríaca, sube a Merano. La duración no da miedo: lo son, en todo, más de 80 km pero puedes romperlo fácilmente con el trenecito (que también lleva bicicletas) que te permite subir y bajar por el camino. Pero sobre todo es prácticamente todo de bajada. Y esto hace que sea apto para todos.
Ciclevía Val Venosta

Vía Romana Claudio Augusta y el carril bici de Val Venosta

El recorrido sigue en gran parte el de la antigua vía Romana Claudia Augusta pero hoy es mayoritariamente asfaltado con pequeños tramos de tierra pero siempre muy suave y hay varios por el camino alquiler de bicicletas. La ruta original comienza desde Paso de Resía y te permite admirar el campanario que sale del agua del lago, símbolo de Val Venosta, pero partimos de Malos al que se puede llegar fácilmente en tren.
Aquí, después de una caminata obediente entre los Campanarios y torres románicas que destacan en este pueblo rodeado de huertos y enmarcado por Grupos Ötztal y Ortles comienza por el carril bici en dirección a Glurnos que se puede llegar en pocos minutos. Y en esto es uno de los ciudades más pequeñas del mundo debemos parar. Glurns tiene siete siglos de historia, 800 habitantes, un antiguo estatuto, de hecho, de «ciudad» y un círculo de murallas medievales. Más allá de las puertas todo ha quedado como era, en los días de Mainard del Tirol, cuando era una fortaleza que albergaba un rico mercado.
Después de una cata de bolitas en Restaurante Steinbock vuelve a empezar siguiendo el río en dirección a Prato allo Stelvio. Los atletas podrían pensar que afrontan el ritmo, pero no nosotros: el nuestro Ciclevía Val Venosta en cambio se mantiene siempre en la llanura, con un ligero descenso, tocando largos tramos de manzanos a un tiro de piedra del río y conoce diferentes países donde descansar, quizás incluso descubriendo otras golosinas como Castillo de Coira a Sluderno, una casa solariega medieval con una rica armería, o descubriendo la producción de Lasa mármol y sus albaricoqueros.
ciclevia

El Parque Nacional de Stelvio

Retomamos el pedaleo por el carril bici de la Val Venosta hasta el centro del valle o Silandro desde donde seguimos Cordones donde podría, si lo desea, dar una vuelta hacia el Val Martello, un valle dentro del Parque Nacional de Stelvio donde la mirada barre desde las cimas del Monte Cevedale en los pastos y campos donde aquí la fresa es la protagonista. No por decirlo así: aquí entre junio y julio el Strawberry Queen.
Sin embargo, continuando por el carril bici te das cuenta de que las cimas se acercan y el valle se estrecha tanto que nuestro carril bici toca la carretera y el ferrocarril. Pero seguimos y vamos Castelbello que ofrece dos castells: el primero es el símbolo del país y un centro cultural mientras Castillo de Juval es la casa de veraneo Reinhold Messner y sede de uno de sus museos: el dedicado a El mito de la montaña que acoge obras de arte tibetano y una colección de máscaras de todo el mundo.
Aquí la vista se ensanchaOrtlas y alrededor hay extensiones de viñedos por la que se baja con más pendiente por los pueblos de Places Y Partschins desde donde te dejas subir Lagundo, la población a las afueras de Merano y que tiene la característica de ir desde los viñedos hasta las cimas.
rubias en mallas

Una cerveza y después en el balneario

Y de hecho su territorio, por pequeño que sea, oscila entre 300 y 1500 metros. Y en este espacio, si desea pasear, tendrás muchas opciones, ya que desde aquí se deshacen más de 160 km de senderos. De nuevo, antes de apuntar Merano sin embargo, hay un desvío y una parada. De hecho, aquí está la fábrica de cerveza Forst, una de las marcas famosas deTirol del Sur donde tomar una cerveza pero también descubrir el mundo mágico de las rubias. Y para los que no pueden resistirse también hay un restaurante especializado en productos típicos de la zona.
El camino se está limpiando ahora. Merano y su centro ahora están muy cerca y podemos pensar cómo pasar la velada entre sus arcadas y el largo Passirio o quizá darnos un descanso en la calidez relajante de ella balneario. Ahora hemos llegado. Y lo bonito es que ni siquiera estamos cansados. Pero sin duda muy satisfecho.
Ciclevía Val Venosta

¡Más destinos!  Los parques africanos más bonitos: los mejores safaris entre Tanzania y Sudáfrica

Leave a Reply

You cannot copy content of this page